Analytics

Temas y Tips

7 abr. 2017

¿Padeces de sudoración excesiva? Aquí te decimos como eliminarla


El problema reside cuando presentamos una sudoración excesiva, sobre todo en los días de calor. En este artículo te contamos cómo evitarla.
Sudoración excesiva: cuando transpirar se convierte en un tormento
En ciertas situaciones como, por ejemplo, el aumento de temperatura en verano, al hacer ejercicio o al estar muy abrigados podemos perder más agua a través de los poros.
No obstante, esta es la técnica que emplea el cuerpo para refrescarse y poder mantener los órganos vitales a una temperatura saludable puede ser algo embarazoso cuando sudamos demasiado.
Un dato curioso: la transpiración no tiene olor ya que es solo agua. Para que se sienta ese hedor particular tienen que participar las bacterias que están en la piel.
La transpiración excesiva o hiperhidrosis es más abundante en las zonas con más densidad de glándulas sudoríparas: las axilas, los pies, las manos y la frente.
Puede interferir en nuestra vida cotidiana porque mancha la ropa, ocasiona mal olor y puede hacer que el afectado tenga las manos mojadas todo el tiempo.


Existen dos tipos de hiperhidrosis:
La primaria que se debe a una sobre estimulación de las glándulas y puede desencadenarse por el estrés, el miedo o la vergüenza.
La secundaria que está relacionada con una alteración orgánica como, por ejemplo, la diabetes, los problemas de tiroides o la fiebre.
Recomendaciones para evitar la transpiración excesiva:
Utiliza prendas de algodón:
Tienen la singularidad de permitir la eliminación del sudor. Lo mismo sucede con la ropa de fibras naturales, aunque mantengan la humedad y puedan ser algo incómodas.
La mejor opción sin dudas son las prendas “técnicas” es decir la vestimenta deportiva pensada para personas que sudan mucho debido al ejercicio. Nada de tejidos sintéticos ni muy ceñidos al cuerpo.
Es importante a su vez tener una o varias mudas de ropa para cambiarnos durante el día.
Por ejemplo llevar una camiseta en el bolso o dejar una chaqueta en la oficina. También podemos reservar unos calcetines extra si estaremos muchas horas fuera de casa.
Además ten en cuenta que si la ropa entra en contacto con las zonas “conflictivas” es más probable transpirar.


Utiliza prendas sin mangas si sudas mucho por las axilas o zapatos abiertos si el problema está en los pies. No dudes en vestirte “por capas” para no padecer calor o frío.
Haz ejercicio:
Es verdad que la actividad física nos hace transpirar más pero también nos puede ayudar si queremos evitar, por ejemplo, la sudoración en las manos.
Debido a que la hiperhidrosis suele estar causada por un desequilibrio del sistema nervioso, si hacemos ejercicio de forma regular podremos disminuir esta condición.
Si no te gusta mucho la idea podés practicar yoga que alejará el estrés y reducirá la hiperhidrosis.
Cambia tu dieta:
La alimentación está más que relacionada con la transpiración. Así es, ya que hay algunas comidas y bebidas que propician la eliminación de agua y otras que pueden aumentar el olor a sudor.
Te aconsejamos que reduzcas el consumo de picantes, cafeína, alcohol, cebolla y ajo.
Elige bien el desodorante:
En el mercado nos topamos con decenas de opciones; no obstante, los productos más eficaces suelen ser los que no añaden perfume.
Muchas veces el desodorante tiene ciertas sustancias y fragancias que irritan la zona y ocasionan más olor.
Igualmente será bueno que no dependas solo de un antitranspirante y que permitas a los poros y las glándulas que excreten las toxinas.
De lo contrario taparás los orificios de salida y será perjudicial para tu salud.
Pierde peso:
Las personas obesas tienden a transpirar más que las delgadas. Esto se debe a que el organismo necesita más agua para enfriarse como corresponde.
Además bajar de peso será bueno para tu salud en general.
Aumenta la limpieza:
La higiene no siempre está relacionada con la hiperhidrosis pero, al menos, nos puede ayudar si queremos evitar la vergüenza del mal olor.
Ya sea tomando varias duchas al día, usando toallitas húmedas o lavándote con agua y jabón neutro puedes conseguir al menos reducir la descomposición de las bacterias.
Además puedes usar agua fría para que la temperatura corporal se equilibre y no deba trabajar más arduamente para eliminar el agua.
Ventila los ambientes:
Si vives o trabajas en un sitio muy encerrado o donde la calefacción siempre está al máximo, puedes vestirte acorde a esta característica del lugar o bien abrir las ventanas para dejar ingresar un poco de aire.
La ventilación de los ambientes es fundamental para no sufrir calor y, por ende, no transpirar sobremanera.
Trabaja en tus emociones:
Ya que uno de los desencadenantes de la sudoración excesiva es el desajuste del sistema nervioso, te recomendamos que trates de reducir las tensiones, los nervios y la ansiedad.
Estas emociones pueden jugarte en contra si eres propenso a la hiperhidrosis. Por lo tanto, sería bueno que te serenases y tomases las cosas con calma.


Remedios Caseros