Analytics

Temas y Tips

11 may. 2016

Un Beso Condenó A Este Recién Nacido, Su Madre Quiere Que Todos Sepan Lo Que Pasó

La historia que conocerás a continuación refleja el gran desconsuelo y angustia que sufre esta madre después de perder a su hija recién nacida por un descuido, que ni siquiera descuido debería llamarse. Su muerte fue ocasionada por un gesto de amor que todos nosotros damos, un beso. Esta pobre madre que iba a imaginarse que perdería a su hija por un acto de amor?


Uno como padre se preocupa demasiado por el bienestar de nuestros hijos, hacemos todo lo posible para que ellos estén bien, somos tan cuidados y dedicados para que no les suceda nada, que no es justo que a ellos les suceda algo malo. Ahora, muchísimo menos que la vida no los arrebate de nuestros brazos por cosas que no calculamos, por cosas que desconocemos, por cosas que simplemente no consideramos que los condenará a tan fatal desdicha.
Esta es la historia de la familia Lampton, después de pasar por esta terrible tragedia, el único deseo de su madre es que su caso sea conocido por todos para que a ningún otro bebé le suceda esto, y que ningún otro padre tenga que padecer tan inmenso dolor.
Ellos son Sara Pugh de 28 años y su esposo Douglas Lampton de 35 años de edad.Vivían en Australia junto a sus tres hijos, se consideraban padres responsables y amorosos, además de todo unos expertos en cuanto a la crianza de niños. Decidieron tener una cuarta hija, a la que esperaban con ansias, incluso ya le tenían un nombre, la habían llamado Eloise Lampton.
El 1 de Noviembre Sara y Douglas no podían sentirse más afortunados, su pequeña Eloise ya hacia parte de la familia.
Su nacimiento fue normal y ella estaba muy sana, sus padres emocionados quisieron llevársela a casa, deseosos que ella disfrutara de su hogar y ellos poder conocer y apreciar esa nueva vida que ahora en sus brazos se encontraba.

Cuando llegaron a casa la chiquitina empezó a mostrar síntomas de fiebre y malestar general.Corrieron a la clínica para averiguar que le pasaba a la pequeña Eloise, sus síntomas no eran tan alarmantes por lo que los médicos en primera instancia pensaron que era un problema de alimentación, pues en una semana la bebé ya había perdido más de un kilo.
Sin embargo las suposiciones de los médicos no coincidían con la realidad; la salud de Eloise se deterioraba cada día más y aunque fuese difícil de aceptar, la bebé estaba sufriendo de algo grave y si no se apuraban a descubrir que era, pronto su hijita podría presentar daños irreparables.
Eloise fue sometida a nuevos exámenes, su estado cada vez era más preocupante por lo que se vieron obligados a conectarla a un sistema que les ayudará a los médicos a identificar que le pasaba a la nenita mientras al mismo tiempo este le ayudaría a mantenerla con vida.
Sara y Douglas iban todos los días a visitarla con gran tristeza, pero ellos afirmaban que superaban su dolor sólo para poder tener su pequeña manita en sus manos, así fuese por unos pequeños minutos.
Dos días después de que Eloise fue conectada, los médicos anunciaron que la pequeña había sido infectada del virus de herpes labial. Sus padres aunque se encontraban devastados, mantenían la esperanza de que su pequeña se mejorará, pues noche tras noche, durante 5 días, los médicos les decían que esta sería la noche en que su pequeña no resistiría más. Sin embargo ella se aferraba a la vida y no se daba por vencida, tanto ella como sus padres no aceptarían el hecho de que a penas había nacido como para que la vida se la llevará de nuevo.
Aunque la esperanza permaneció, esta no fue suficiente. A los 24 días Eloise no resistió más, murió a la tercera semana de haber llegado al mundo, estuvo en su hogar a penas unas horas, todo el tiempo estuvo en un hospital sin poder conocer a su familia, siempre indispuesta por la enfermedad, el dolor, la tristeza y en general la tragedia que ella sin merecerla, se había apoderado de su vida por un simple desconocimiento.
Los médicos afirman que el contagio provino de la madre, sin embargo ella manifiesta que no padece el virus, y más que identificar de quien provino ella desea concentrarse en lo que ella considera realmente importante; crear consciencia y pedirle a las madres que no permitan que nadie bese a los bebés recién nacidos. Ella con un dolor inmenso en el alma pide que su caso sea conocido por todos para que nadie pase por esta terrible tragedia por la que ella y su bebé tuvieron que pasar.

Comparte esta historia y así ayudemos a que más madres sean conscientes de este terrible peligro por el que sus bebés pueden pasar!!!


Remedios Caseros