Analytics

Temas y Tips

18 may. 2016

Tenía mal aliento y le dolían los oídos, cuando los doctores supieron la causa… ¡no lo podían creer!

Las amígdalas, también conocidas como tonsilas, o más comúnmente como anginas, son esas formaciones que están ubicadas en la faringe, y que cuando se inflaman (situación que sucede con más frecuencia en la niñez), ocasionan algunas molestias para la salud, normalmente de poca gravedad.
Y aunque a veces se convierten en un verdadero problema, que hasta requiere que las extirpen con cirugía, lo cierto es que en la mayoría de los casos, las amígdalas cumplen una función muy importante, que es la de evitar que gérmenes y bacterias ingresen a nuestro organismo, ya sea por la boca o por la nariz. Sin embargo, en algunos casos, debido a la presencia de sales cálcicas, por sí solas o en combinación con otras sales minerales, en las anginas se forman cálculos o piedras que ocasionan algunas complicaciones de salud.
Aunque las piedras (llamadas también tonsilolitos) más pequeñas no tienen generalmente síntomas notables, los más grandes, de 2.5 centímetros o más de tamaño,  pueden generar mal aliento (halitosis) recurrente, que frecuentemente acompaña una infección de las amígdalas, residuos blancos, mal sabor en la boca y dificultad en la deglución (disfagia).

Remedios Caseros